Presentación temporada 2016 - 2017
De la Sensualidad a la Espiritualidad


Descargar Dossier de temporada

La Real Orquesta Sinfónica de Sevilla contempla una nueva etapa en el horizonte de 2016-2017, una vez cumplido su primer cuarto de siglo de existencia, aniversario que fue celebrado por todo lo alto en la temporada anterior. Ahora, en esta andadura que inició el año pasado de la mano de su titular John Axelrod, invitará al público a un viaje que abarcará todos los estados del alma y el cuerpo, algo que precisamente sólo la música es capaz de aunar. Porque este arte, dotado para decir aquello que las palabras no pueden expresar, ha inducido a la humanidad desde tiempos ancestrales a un profundo conocimiento de los aspectos más recónditos de su ser. Ha sido la música la que ha plasmado mejor que ninguna otra el fervor y la fe, ya fuera por una religión o en una idea por la que vivir, así como el temor a la muerte. Pero también nos induce a una alegría vital, expresión de la identidad de los pueblos, de la comunión con la naturaleza e igualmente de la celebración de los sentidos y de aquello que nos hace más humanos como es el amor. De ahí que el acertado título de la temporada de abono sea De la sensualidad a la espiritualidad y que cuanto vaya a escucharse orbite en torno a estos dos conceptos tan opuestos como complementarios e inconcebibles desgajado el uno del otro.

La temporada 2016/2017 consta de dieciséis conciertos de abono, además de otros extraordinarios fuera de abono, uno para escolares y una colaboración con la Bienal de Flamenco y el Ballet Nacional de España. El titular John Axelrod estará al frente de ocho de los programas de abono, mientras que los restantes han sido confiados tanto a grandes nombres de nuestra música, como Nacho de Paz, como a batutas extranjeras también de renombre internacional: Michel Plasson, Junichi Hirokami, Oleg Caetani, JoAnn Faletta, Éric Crambes y Enrico Onofri.

Un aspecto que convierte en especial a la temporada de la Real Orquesta es la figura de su compositor en residencia, que estará presente en dos de los conciertos de abono. Este año se ha escogido al británico Gabriel Prokófiev (n. 1975), uno de los autores más destacados de su generación -y nieto del célebre Sergei Prokófiev- del que se presentarán dos obras: Concerto grosso, en su estreno europeo, y la premiere española de su Orchestral Remix of Beethoven 9 for Electronica and Orchestra. Igualmente, habrá ocasión de asistir a la presentación en nuestro país de obras de Jorg Widmann y Krzysztof Penderecki.

Respecto a la plantilla de solistas, una vez más la ROSS ha confiado tanto en solistas internacionales de la talla de Enrico Dindo como en algunas de las figuras estelares españolas más destacadas, tales como el violonchelista Asier Polo, el guitarrista José María Gallardo del Rey o la mezzosoprano María José Montiel. Y, por supuesto, también contará con un buen número de solistas de sus propias filas durante los conciertos, como corresponde al alto nivel interpretativo de los profesores de la orquesta.

La temporada será inaugurada por una batuta de lujo, como es la de Michel Plasson, uno de los directores más prestigiosos del mundo, especializado en el repertorio de su país, Francia, que ha grabado en innumerables discos con la Orquesta del Capitolio de Toulousse. Ahora, en esta esperada cita con la Real Orquesta Sinfónica, Plasson brindará sus mejores cartas, en toda un festín sonoro, o mejor aún “bacanal” (éste es precisamente el título dado al concierto, programado los días 22 y 23 de septiembre de 2016), que comenzará con la pieza homónima de Saint-Saëns para su opus magnum Sansón y Dalila. También de origen operístico son las tres piezas orquestales extraídas de La condenación de Fausto de Berlioz que se han programado, entre las que destaca la conocidísima Marcha húngara. Siendo una de las más tempranas adaptaciones de la obra inmortal de Goethe, éste no prestó atención al joven Berlioz que le envió su primera versión de la partitura, por ser predispuesto hacia éste por su amigo Carl Zelter. La tercera composición de un autor francés en programa será la Suite nº 2 de Baco y Ariadna, extraordinario ballet de un autor lamentablemente poco difundido en nuestro país como es Albert Roussel.

El resto del programa no desmerece en cuanto a novedad e interés, porque se interpretará por vez primera en la ROSS, a cargo de nuestra brillante solista Daniela Iolkicheva, el Concierto para arpa y orquesta del ruso Reinhold Glière, quien comenzó su carrera en plena dinastía Romanov y la concluyó a punto de comenzar el periodo de desestalinización. Ciertamente, esta “bacanal” es un buen anticipo de las gratas sorpresas que aguardan al público sevillano durante la temporada

Uno de los aniversarios que no puede pasar por alto la ROSS son los 75 años que ha cumplido la obra más difundida a nivel internacional de la música española, el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo. Precisamente, la genialidad de esta obra ha inspirado al guitarrista y compositor José María Gallardo del Rey la partitura-homenaje Diamantes para Aranjuez. Ambas podrán escucharse en el primer concierto con John Axelrod al frente (2º abono, 6 y 7 de octubre de 2016), con el propio Gallardo del Rey como solista. La propuesta se completará con la Sinfonía nº 6 “Pastoral” de Beethoven, la primera de las del genio de Bonn que sonará esta temporada, pues se ha programado su ciclo sinfónico desde la Quinta hasta la Novena.

El tercer programa de abono (10 y 11 de noviembre de 2016), nuevamente a cargo de Axelrod, ha recibido el título de “Femme fatale” en alusión a las tres figuras femeninas, procedentes de la mitología y la historia que cobrarán vida en él, a través de otras tantas composiciones. La primera de ellas nunca había sonado en la ROSS y constituye una de las páginas más violentas de su autor, el estadounidense Samuel Barber, que no podía dejar de crear una turbulenta “Danza de la venganza” para su ballet de temática clásica Medea, en torno a la despechada esposa de Jasón, asesina de sus propios hijos.

Otra figura que remite a la antigüedad es la de la última reina de Egipto, cuya muerte hubo de recrear Hector Berlioz en forma de cantata para soprano para el famoso Premio de Roma otorgado por el Conservatorio de París. Aún siendo una obra excepcional, las audacias de La muerte de Cleopatra provocaron el rechazo del conservador jurado y Berlioz hubo de escribir una composición muy inferior para obtener el codiciado galardón en una edición posterior.

Del mundo clásico la velada pasará a las obras de inspiración bíblica con la suite de Belkis, Reina de Saba, un ballet de Ottorino Respighi que se escuchará por vez primera en la ROSS, y la arrebatadora Salomé de la ópera homónima de Richard Strauss con su muy sensual Danza de los siete velos.

El 4º programa (17 y 18 de noviembre de 2016) apela a la sensualidad a través de su estado más sereno, que no es otro que el amor, parafraseando en su título a una famosa canción de The Beatles. “El amor es todo lo que necesitas” contará con la batuta de Éric Crambes, quien también será el concertino de este concierto. La obra más explícitamente amorosa que podrá escucharse es el Idilio de Siegfried, un regalo de cumpleaños con el que Richard Wagner despertó, junto a un grupo de músicos, a su esposa Cosima la mañana en que ella cumplía 33 años. El Siegfried del título no es sólo el héroe sin miedo de El anillo del Nibelungo, sino el único hijo varón de la pareja, nacido poco tiempo antes.

La siguiente obra de este programa pone en primer plano al oboe, que conoció días de gloria como solista concertante durante la época barroca para pasar a un plano más secundario durante el romanticismo. Sin embargo, en el siglo XX algunos músicos quisieron volver a recrearse en su particular y muy dulce sonoridad y es así como nació el Concierto para oboe en La menor de Ralph Vaughan Williams, escrito en 1944, todavía bajo la amenaza de los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. Para esta puesta de largo con la ROSS contará con la solista Sarah Roper. Por último, el amor volverá a ser el detonante de la música que cierre la velada, puesto que la famosa Serenata nº 7 en Re mayor K. 250 fue escrita para ser interpretada la víspera de la boda de un aristócrata con una miembro de la familia Haffner, apellido que da título a esta obra de Mozart.

“La risa es la mejor medicina” es el elocuente sobrenombre del programa 5º (19 y 20 de enero de 2017), primero del próximo año, y ha sido confiado a la pericia del japonés Junichi Hirokami, con una nómina de autores de lo más variopinta. Por un lado, estará la personalísima visión de la música de Pergolesi y algunos contemporáneos suyos realizada por Igor Stravinski en su composición más neoclásica, Pulcinella, que rescata a los personajes de la Commedia dell’arte italiana para un ballet encargado por Sergei Diaghilev.
La pieza central del programa destaca por lo difícil que resulta escucharla en las salas de conciertos, ya que requiere nada menos que de cuatro trompistas de gran destreza para poder ponerla en pie. Se trata del Concerstück en Fa mayor Op, 86 de Robert Schumann para estos cuatro instrumentos, que contará aquí con la participación de los solistas Ian Parkes, Joaquín Morillo, Javier Rizo y Ángel Lasheras. Finalmente, tendremos oportunidad de conocer un poco más la más “medicinal” de las sinfonías beethovenianas y, curiosamente, de las menos difundidas pese a su belleza. Se trata de la nº 8, en Fa mayor, Op. 93, que el genio de Bonn compuso tras una estancia en el balneario de Teplitz en el que mantuvo una especial relación con la cantante Amalie Sebald, de la que se ha especulado en alguna ocasión sobre si pudo ser su “amada inmortal”.

Axelrod regresará en febrero para ponerse al frente de la ROSS con el 6º programa (días 23 y 24), bautizado como “Danzas con un ángel”. Estas veladas se inscriben dentro del proyecto de inclusión social “Mosaico de sonidos”, impulsado por la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas, la Fundación BBVA y Plena Inclusión. Dicho proyecto ha propiciado la participación en 2016 de unas 300 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en talleres organizados por más de 200 músicos de 14 orquestas sinfónicas, entre ellas la ROSS. El objetivo es potenciar las posibilidades expresivas y artísticas de estas personas a través de la música, convirtiéndolas en compositores e intérpretes e integrándolas en una orquesta durante un concierto. En ese sentido, hay que apuntar que el fin de todo esto no es terapéutico, sino de inclusión social. Todo ello cristalizará en la interpretación de La flor más grande del mundo, cuento musical con texto del Premio Nobel José Saramago y música de Emilio Aragón, quien ha cedido la obra para este proyecto. Y dado que los participantes desarrollarán previamente en sus correspondientes talleres sus propias microcomposiciones en torno a La flor más grande del mundo lo que se escuche en cada uno de los conciertos de las catorce orquestas será en realidad una obra nueva y diferenciada de la original, configurándose así el “mosaico de sonidos” que da título a la propuesta. En lo concerniente a la ROSS, se contará con la narración de Rafael Gómez.

Y si hay que hablar de ángeles, no puede pasarse por alto el concierto para violín compuesto por Alban Berg en recuerdo de la hija de Alma Mahler, Manon Gropius, fallecida a consecuencia de la poliomielitis. Berg, profundamente afectado, decidió escribir esta obra subtitulándola “A la memoria de un ángel”. Dado que él mismo estaba enfermo de muerte, emplearía sus últimas fuerzas en acabarla. Paçalin Zef Pavaci será el encargado de hacer brillar la parte solista de este hito de la literatura concertante del siglo XX. Este programa incluirá también la obertura de concierto para orquesta Con brío de Jörg Widmann en su estreno español y la más vitalista de las sinfonías beethovenianas, la nº 7 cuyo espíritu jovial provocó que Wagner la calificase de “apoteosis de la danza”.

En marzo, la ROSS recibirá al director asturiano Nacho de Paz, responsable del programa 7º (días 23 y 24), titulado “Tango para dos” que, obviamente, contará con obras del citado género escritas por su máximo exponente sinfónico, Astor Piazzolla. Los títulos elegidos son Tangazo, Libertango para orquesta y Oblivion, todas ellas por vez primera en la ROSS. Piazzolla compartirá espacio en el repertorio con el otro gran compositor argentino del siglo XX, Alberto Ginastera, quien prefirió enfocar su producción hacia otros ámbitos de la música de su país. Sin duda alguna, el ballet Estancia es su creación más popular, y habrá oportunidad de disfrutarla a través de su suite de danzas.

Nacho de Paz no se limitará a dirigir repertorio argentino, sino que también abordará otro originalmente camerístico de la época romántica arreglado para varios instrumentos solistas y acompañamiento orquestal. Siguiendo este planteamiento, se repasará la figura del Paganini del contrabajo, Giovanni Bottesini, con su Gran dúo concertante para violín y contrabajo, con los solistas de la ROSS, Vladimir Dmitrienco y Lucian Ciorata, respectivamente); y el Dúo brillante sobre temas de “Guillermo Tell” de Rossini elaborado por Jules-Auguste Demersseman y Felix Berthelemy, con J. Manuel González Monteagudo al oboe y Juan Ronda Molina a la flauta. Completa este refrescante repertorio el Konzertstück Op.113 de Mendelssohn.

Enrico Onofri, reputado violinista y director especializado en la época barroca, toma el mando en “La voz de Dios”, programa 8º (6 y 7 de abril), que consta de dos conciertos del siglo XX para instrumentos de metal y la curiosa pieza instrumental sacra de Joseph Haydn, Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz, encargada en 1783 por el Oratorio de la Santa Cueva en Cádiz. La elección de esta obra, la única de este genio auspiciada desde España, no es casual, puesto que el concierto se celebrará coincidiendo con el inicio de la Semana Santa, que es el periodo para el que fue compuesta.

Respecto a los conciertos, el primero es nuevamente una obra de Ralph Vaughan Williams: el que compuso para tuba en fa menor. Estrenado en 1954, cuatro años antes de la muerte de su autor, adquirió pronto una gran popularidad y hoy es una de las piedras angulares del repertorio para este instrumento. El solista escogido para esta velada será Juan Carlos Pérez Calleja. El otro concierto es el que escribió para trombón y orquesta Henri Tomasi y es casi contemporáneo del de Vaughan Williams, pues data de 1956. Fue ése uno de los años más importantes de la vida de Tomasi, ya que estrenaría también un concierto para clarinete y dos óperas. Francisco Rosario Vega, también profesor de la ROSS, será el solista de la obra.

Nuevamente en abril (días 20 y 21, 9º abono), ya transcurrida la Semana Santa, festividad emblemática en la capital hispalense, la ROSS regresará al Maestranza con un programa cuyo título ya lo dice todo “Los hombres volverán a ser hermanos”. Se trata, en efecto, del verso más célebre de la Oda a la alegría de Friedrich Schiller, musicalizada por Ludwig van Beethoven al término de su Sinfonía nº 9. La Novena es siempre todo un acontecimiento de primer orden que ningún melómano quiere perderse y en esta ocasión será brindado por el titular Axelrod. Las veladas serán doblemente especiales porque es en este concierto cuando Gabriel Prokofiev, compositor en residencia de esta temporada, hará su primera aparición con el estreno en España de Beethoven9 Symphonic remix para disc jockey y orquesta, que no podría contar con un marco más adecuado para su interpretación.

Abril concluirá con el programa 10º (días 27 y 28) “Amor tragedia”, de la mano del director húngaro György Ráth. En el repertorio se juntan dos artistas que amaron precisamente a la misma mujer, Clara Wieck, uno como esposo y otro desde el silencio de la distancia. Se trata, por supuesto de Robert Schumann y Johannes Brahms. De este último la ROSS interpretará la Obertura trágica Op. 81, en tanto que de su amigo y mentor se ofrecerá el Concierto para violonchelo en La menor Op. 129, uno de los más importantes de este tipo de repertorio, que contará con Dirk Vanhuyse como solista.

Para finalizar, Ráth rescata a un compositor de su país que en muy raras ocasiones se escucha en las salas de concierto españolas, como es Erno Dohnányi. La obra escogida para la ocasión, nunca antes interpretada por la ROSS, es su Sinfonía nº 1 en Re menor.

Y siguiendo la estela de la pasada temporada, en la que la Real Orquesta interpretó los poemas sinfónicos straussianos Así habló Zaratustra y Aus Italien, el programa 11º (4 y 5 de mayo), a cargo de Axelrod, abordará otras dos de sus composiciones en este terreno, de no menos importancia que aquellas. La primera es Don Quijote, sobre la inmortal novela cervantina, y con el violonchelo de Enrico Dindo y la viola de Jacek Policinski personificando respectivamente al Caballero de la triste figura y a su escudero Sancho Panza a lomos de su rucio. El otro poema es Una vida de héroe, composición fuertemente autobiográfica en la que Strauss retrata su universo personal, con evocaciones de su esposa Pauline o de rivales tan encarnizados como el crítico Hanslick.
La restante obra en programa es otro poema sinfónico, Canción de un héroe Op. 111 la última composición orquestal de Antonin Dvorak.

En junio será el turno en el podio de la directora estadounidense JoAnn Falletta, a quien se ha encomendado el programa 12º (días 15 y 16) “Los cuentos de hadas son para siempre”. Aunque son muchas las obras que pueden encajar en una propuesta así, ciertamente los cuentos de Ma mère l’oye de Maurice Ravel es casi con toda seguridad la primera partitura que viene a la mente de los melómanos. Y es precisamente ésta la que abrirá el programa, con sus maravillosas ensoñaciones sobre la Bella durmiente, Pulgarcito o la Bella y la Bestia. Otro cuento de hadas, ésta vez de Hans Christian Andersen, La sirenita, cerrará la velada con la fantasía sinfónica del mismo nombre compuesta por Alexander von Zemlinsky. Como ecuador del concierto la ROSS vuelve a interpretar una página concertante para violonchelo y orquesta Joaquín Rodrigo (en la pasada temporada se abordó el titulado Concierto como un divertimento). Ahora el público sevillano podrá disfrutar del Concierto en modo galante con Asier Polo como solista.

El programa 13º (22 y 23 de junio) constituirá el regreso del compositor en residencia Gabriel Prokófiev, acompañado nada menos que de su abuelo. John Axelrod dará vida a la música de uno y otro en “Cuando la suma es mayor que las partes”, propuesta integrada exclusivamente por sinfonías. De Sergei Prokófiev sonará la más conocida de las siete que escribió, la nº 1, denominada Clásica, por evocar precisamente el espíritu de las obras de este género de Joseph Haydn aunque desde un prisma moderno, en los inicios del movimiento conocido como neoclasicismo.

Respecto a Gabriel, el público tendrá el privilegio de asistir al estreno europeo del antes comentado Concerto Grosso, que es un encargo de la ROSS realizado conjuntamente con la Orquesta Sinfónica de Seattle. En él tomarán parte los siguientes solistas de la Real Orquesta: Vicent Morelló Broseta (flauta), José Forte Ásperez (trompeta), Lucian Ciorata (contrabajo), Sasha Crisan (violonchelo) e Ignacio Martín García (percusión). El colofón de toda esta propuesta es la que muchos consideran la sinfonía de las sinfonías, la nº 5 en Do menor Op. 67 de Ludwig van Beethoven.

Al director Erik Nielsen se la ha encomendado el programa 14º (29 y 30 de junio) “Obsesión”, en el que se exploran las posibilidades tímbricas de dos instrumentos de la familia del viento-madera. La primera composición es de Johann Baptist Vanhal, un autor checo activo en la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, que gozó de una inmensa popularidad en su tiempo. Tanto es así que se le compara frecuentemente con Haydn dentro del plano sinfónico e incluso desde Estados Unidos se requería en su tiempo la interpretación de sus composiciones. Curiosamente, en la época moderna ha tardado bastante en llegar al disco y a las salas de conciertos, aunque la espera ha merecido la pena, dada la buena recepción dispensada por los melómanos. El Maestranza acogerá la interpretación por primera vez aquí de su Concierto para dos fagotes y orquesta, con Javier Aragó Muñoz y Álvaro Prieto Pérez como solistas. El otro miembro de la familia del viento-madera estelar de la velada será el clarinete, tocado aquí por Miguel Domínguez Infante, con las Danzas preludio del polaco Witold Lutoslawski concebidas para este instrumento en calidad de solista y orquesta.

Respecto a la obsesión a la que alude el título genérico escogido para este programa se refiere a la Sinfonía fantástica que Hector Berlioz compuso para plasmar su pasión desatada por la actriz Harriet Smithson, quien lo tomó por un loco y prefirió ignorarle. Sin embargo, tiempo después y tras escucharla detenidamente pudo corresponder a sus sentimientos, llegando a casarse con él.

Los dos últimos programas serán abordados por el titular, John Axelrod. El 15º, “Pecadores y santos” (6 y 7 de julio) presenta el estreno español del adagietto de El paraíso perdido de Krzysztof Penderecki, uno de los nombres más importantes de la música polaca actual. La pieza central del programa es Francesca de Rimini, extraordinario poema sinfónico de Chaikovski sobre la figura trágica de esta mujer asesinada en el Medievo por su esposo por haberle sido infiel, a la que Dante inmortalizaría en La Divina comedia. Y ya que de pecados va la cosa, la obra más apropiada para cerrar este programa no puede ser sino Los siete pecados capitales de Kurt Weill, inédita en la ROSS, en la que participarán la mezzosoprano Wallis Giunta y un cuarteto masculino del Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza.

La temporada finalizará con su programa 16º (13 y 14 de julio), en el que participará la mezzosoprano María José Montiel, Premio Nacional de Música, con el célebre Poema del amor y del mar de Ernest Chausson que da título a esta propuesta. La alargada sombra de Debussy se dejará sentir igualmente en este repertorio íntegramente francés con La mer, la más genial evocación marina de la historia de la música, y las Sirenas de sus Nocturnos, donde se escuchará a las voces femeninas del Coro de la Asociación de Amigos del Maestranza. La Suite nº 2 del genial ballet de Maurice Ravel Daphnis et Chloé, también con la presencia del coro, constituirá el colofón final de una temporada que se promete, tal y como anuncia su título, pletórica de sensualidad y espiritualidad.

.

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.